sábado, 29 de diciembre de 2012

L'HEXAEDRE ESFÈRIC


Reflexions sobre el pensament del mestre



Imatge obtinguda de l'UPC
L’HEXAEDRE ESFÈRIC

"El tetraedre és la síntesi de l'espai. L'hiperboloide representa la llum i l'helicoide el moviment", 
Antoni Gaudí


Vet aquí una vegada que hi havia un prisma, tot quadrat per tot arreu. I tan orgullós estava el prisma de la seva regularitat que va demanar que tothom l’anomenés, no pas prisma, ni tan sols prisma quadrat, com alguns feien, doncs ell pensava que això no representava prou la seva singularitat; va demanar que li diguessin, es va autoproclamar Tetraedre, doncs en algun lloc havia sentit que el tetraedre era la figura geomètrica perfecta. Era ben cert que no sabia ben bé que era un tetraedre, però entenia que aquesta definició li esqueia com un guant.

Tant era així que si no l’anomenaven amb aquest nom, no feia cas, no responia, ni tan sols per corregir al seu interlocutor, i fer-li saber el seu nom veritable.

- Tothom ja ho hauria de saber, que soc en Tetraedre - pensava per dintre seu -  es veu d’una hora lluny.

I vet aquí que la seva actitud va començar a cridar l’atenció, doncs la resta de figures, s’empaitaven tot jugant, voltaven, xocaven entre elles, lliscaven per helicoïdals tobogans, rodolaven algunes, altres es combinaven fent formes cada vegada més riques i complexes; mentre que en “Tetraedre” persistia, ferm, ancorat, estoic al bell mig del seu centre de l’univers.

Unes quantes figures el van anar envoltant, uns encuriosits per la seva immobilitat, d’altres per que, tot d’una, en “Tetraedre”, ple de coratge, havia començat a esbufegar i a posar-se vermell com un tomàquet. El rebombori resultant va cridar a la resta.
                                                                                                            
Quantes més figures s’anaven atansant, més esbufegava en “Tetraedre”. Quant més esbufegava, més vermell s’anava posant. Al final els esbufecs van ser tan forts que es van tornar un xiscle molt agut, com el d’una tetera acabada de bullir. En Tetraedre”, mort de vergonya, es va tapar la boca i el nas amb les mans, i el xiscle es va tornar sord.

Llavors però, a cada respiració frustrada, es va començar a inflar pel bell mig de les seves sis cares, una mica més cada vegada. Al cap d’una estona, només les seves vuit puntetes es veien encara una mica, pràcticament era tot rodó. I es va començar a sentir inestable. Ja no era capaç d’estar immòbil. El més petit contacte el feia bellugar en sentit contrari.

Finalment ningú no podia dir ja quina era la part de dalt i la part de baix, la part de davant i la part de darrera. Es veia ben bé igual de tot arreu.

Una petita piràmide, de triangles equilàters, ben petita i discreta, es va apropar, i el va anar empenyent amb el vèrtex superior, amb molt de compte, per tal de fer-lo rodar, per veure si en podia reconèixer alguna part, però al cap d’un moment ja no sabia dir si el pujava o el baixava, ni per on l’havia començat a voltar. I finalment el va deixar quiet, i se’n va anar a jugar amb uns petits conoides truncats amb un pla esbiaixat, que li van semblar mes divertits.

A la resta de figures també els va semblar més aviat avorrit, algú que era igual per totes bandes, i en petits grups van anar marxant. Mentre l’hexaedre que es va creure un tetraedre i es va acabar fent esfèric per la incomprensió, pròpia i aliena, va rodolar lentament, coll avall, fins a desaparèixer pel cantó llarg de la taula.
  

“[…]el símbolo, la metáfora del perfecto cuento es la esfera, esa forma en la que no sobra nada, que se envuelve a sí misma de una manera total, en la que no hay la menor diferencia de volumen, porque en ese caso sería ya otra cosa, no ya una esfera,
Julio Cortazar

Interessant recull de visions artístiques dels poliedres

lunes, 24 de diciembre de 2012

Y VA EL MUNDO, Y NO SE ACABA.



ESTADOS CARENCIALES

Pequeñas reacciones cotidianas que nos definen



Mira que lo llevábamos bien.

Durante más de un siglo hemos estado sobrecalentándolo. Hemos vertido a la atmósfera millones de toneladas de monóxido de carbono, de cloro fluoruro carburos, de sulfuros. Como aun así se resistía, hemos deforestado la superficie de continentes enteros para evitar que pudiera regenerarse.

Hemos aniquilado más especies de animales y plantas de las que somos capaces de contar.

Hemos sembrado mares de basura radioactiva, solo rodeada de finas capas de acero y unos cuantos quilos de cemento, llenos de esperanza.

Hemos negado el pan a millares, hemos matado de hambre miles de niños cada día, y con el dinero que nos hemos ahorrado hemos fabricado armas para repartirlas entre sus padres, para que ajusten las cuentas a los que se resisten.

Les hemos dado todo a unos pocos y se lo hemos negado a los demás. A estos además les hemos negado toda justicia, que no pasara por arrebatar a los elegidos sus privilegios, por la fuerza, para convertirse ellos en explotadores.

Hemos hecho de la salud mercancía y dado su protección a los que no la necesitan, pero pueden pagarla.

Por último salpicamos este caldo con una interpretación torcida de una mística antigua, para encender la llama de caos.

Y va el mundo y no se acaba.


Artiga de Lin - Vall d'Aran

sábado, 22 de diciembre de 2012

A DORMIR


Relatos desencadenados 2012-2013

Mi apuesta de la semana 11, al concurso de "relatos en cadena" de la Ventana, en la Cadena Ser, con la Escuela de Escritores.


A DORMIR

- No, claro que no queremos.

Dicen con un hilo de voz que se les escurre para caer a la oscuridad casi sin alcanzarme.

Se han asustado, pero ya les había advertido.

Los había arrullado. Les di leche. Les había explicado historias. Historias que me había contado a mí su abuela. Agoté el repertorio de la abuela, agoté el mío, me agoté yo. Se agotó todo, menos ellos dos. Probé a decirles que vendría a buscarles el hombre, el del saco. 

Sólo sirvió unos minutos.

No he tenido más remedio que gruñirles.

O se duermen de una vez, o ninguno de los tres superará esta hibernación.





Miércoles 19 de diciembre, 18:45 horas, hace unos segundos que estoy sentado en la poltrona del dentista (con un cuarto de hora de retraso, por el que luego pagaría mi penitencia con creces) y suena el teléfono (quiero decir vibra, que lo tengo en silencio desde mayo), dudo, miro al dentista, vuelvo a dudar. Al final no me resisto, a hurtadillas deslizo mi mano en el bolsillo y lo extraigo, no con suficiente discreción. Echo una mirada a la pantalla y, efectivamente... era mi madre. Cuelga antes de que conteste. Mejor, no me parece apropiado enojar más a aquel que está a punto de meterle a uno un taladro en la boca.

viernes, 21 de diciembre de 2012

EN PAZ


Relatos desencadenados 2012-2013

Este proyecto de Despojo, está más calentito, es de esta misma temporada. De hecho es el segundo de los relatos que presenté esa semana. El primero, Redecora tu vida, tuvo la suerte de ser seleccionado como finalista semanal.


EN PAZ

De la rutina insípida de su oficina hacía penitencia.

- Trabajas aquí, porque un padre debe cuidar de su hija – le repetía continuamente – es el orden natural de las cosas – y añadía – máxime si su marido es incapaz de hacerlo.
En casa también era tema recurrente.
Copiosas cenas con menú de reproche y soledad para dos, con postre de frustración, y poco reparadores sueños de mala digestión en la alcoba.

Pero hoy parecía descansado.

- Orden natural de las cosas es que los hijos entierren a sus padres – había susurrado a su suegro con una media sonrisa torcida, mientras la policía lo arrastraba fuera de su despacho.


jueves, 20 de diciembre de 2012

MI PERRO SE COMIÓ LOS DEBERES



Relatos desencadenados 2009-2010

Otro candidato a Despojo, recuperado de, muy al fondo, del baúl de los ficheros perdidos. Presentado a los "relatos en cadena" la temporada 2009-2010.



MI PERRO SE COMIÓ LOS DEBERES

- La de los días de lluvia, esa luz extraña, que parece no porvenir de ningún sitio y como si de un foco ultravioleta se tratara dota a los objetos de una apariencia irreal de tan vívidos y reales que parecen sus colores. Esa luz es la que busco. La atmósfera violácea del crepúsculo estival bajo un mar de nubes. La cortina luminosa que se abre paso entre la tormenta para acariciar el lomo de la ola embravecida, el…

Atardecer en Formentera

-Vale, que te has vuelto a olvidar de pintar el ejercicio que os pedí para el día de hoy, ¿no?

-Eh…


miércoles, 19 de diciembre de 2012

LA BUENA VIDA


Relatos desencadenados 2011-2012

Otro posible candidato a Despojo, recuperado de la edición del año pasado de "relatos en cadena".



LA BUENA VIDA

“Son las doce horas, un minuto y quince segundos, de esta soleada mañana de verano…” Suena una y otra vez en el inicio de la grabación que hice del festival de música donde nos conocimos.

Sólo por un auricular, escondido bajo el casco, el otro oído lo necesito despejado.

El más leve sonido es vital, en esta maldita trinchera. 




DESPEGANDO

Con las Ilhas Desertas al fondo - Santa Cruz - Madeira

martes, 18 de diciembre de 2012

PERRA VIDA


Relatos desencadenados 2011-2012

Otro relato rescatado de la edición del año pasado del concurso de "relatos en cadena". Estos días estoy disfrutando repasando antiguas propuestas para el proyecto de los Despojos



PERRA VIDA


“Tú y yo podremos pasear juntos bajo ese cielo estrellado”

Eso me dijiste el día que nos conocimos en aquella cárcel y yo caí como una tonta.
Sí fue así al principio. A diario dábamos largos paseos. Me creí una reina. Me hice cargo de tu casa, de la protección de tus hijos.
Pero el paso del tiempo es cruel. Tú fuiste perdiendo el interés, ya nunca me sacas de casa, creo que te avergüenza que me vean contigo. Tus hijos ya no me respetan. Me he visto reducida a mis labores domesticas que hago con desgana. Y por último esto.

De nuevo abandonada en una sucia cuneta.

RAYUELA


Relatos desencadenados 2011-2012

He recuperado este relato de la edición del año pasado del concurso de "relatos en cadena".


RAYUELA

El pie izquierdo no me quiere hacer ni caso. Dice haber encontrado su alma gemela, y que no piensa separarse de él. Esto provoca, no poco, rubor en su compañero que no puede evitar intentar esconderse detrás de mí, rojo de vergüenza.

Y a mí me tienen todo el día, girando como una peonza y avanzando a ridículos saltitos.

sábado, 15 de diciembre de 2012

RITMOS


ESTADOS CARENCIALES


Pequeñas reacciones cotidianas que nos definen


No puedo evitar caminar como vivo.

Desde hace un par de veranos me he visto infectado por el virus del montañismo. Una actividad ciertamente gratificante, y con un coste muy razonable para los tiempos que corren.

Ascendiendo algunas de las cumbres, principalmente del pirineo, he descubierto que me cuesta mucho dosificarme. Esta costumbre me ha reportado algunos sonoros fracasos. Este último verano me vi incapaz, por ejemplo, de alcanzar el Balcon de Pineta, en el valle de Ordesa, por unos pocos centenares de metros. Y las he pasado canutas en un par más de ocasiones.

Refugi de la Gola, Alt Àneu - Misión cumplida esta vez
Es una sensación ciertamente extraña, encontrarte absolutamente vacío. No es cansancio, no es que te duelan las piernas, no es que te falte el aire. Lo más parecido que se me ocurre es eso vacío.

Con todo estoy convencido que esta manera de proceder me ha permitido alcanzar objetivos que de otra forma no creo que hubiera conseguido. El balance general es, sin duda, positivo.
Me cuesta mucho no poner lo que tengo en lo que hago, aunque signifique, muchas veces, un aparente continuo vivir de farol.

Mientras bajaba del Balcón recordaba cómo, cuando estaba en la facultad, una de las máximas del grupito de canallas que nos juntamos, era el matricularnos del mayor número de asignaturas que nos permitieran (que bien nos hubiera ido aplicar el mismo criterio a la asistencia a clase), y presentarnos al máximo de exámenes posibles, pues la experiencia nos decía que, al final, el porcentaje de éxitos, la mayoría de veces no dependía del volumen de trabajo. Cuando nos presentábamos a seis, aprobábamos cuatro; cuando nos presentábamos a doce, aprobábamos ocho. Lo pasábamos mal, pero valía la pena.

Supongo que en gran parte, es fruto de la educación que he recibido de mis padres, y que agradeceré de por vida. Una herencia obrera de: ante las dificultades, apretar los dientes y empujar. Es lo único que tiene, el que no tiene nada más.

Ser ambicioso en mis pretensiones, nuestros límites siempre están mucho más allá de lo que nosotros nos pensamos. Aquí me acuerdo de cuando en la escuela nos explicaban la historia  del soldado de Marathon. No es una mala manera de morir, exhausto y satisfecho.

Tengo un compañero, sin embargo, con un biotipo mucho más apto para el ejercicio físico (para quien no me conozca, con dificultad alcanzo el metro setenta de estatura y arrastro unos noventa y cinco quilos, eso contando que en el último año me he quitado diez de encima), que sale al monte todos los fines de semana, que camina mucho más que yo, más rápido, más rato y más lejos, y que manifiesta abiertamente que solo corre, si el terreno es llano o cuesta abajo.

Otra manifestación de más de un millón de personas - al parecer ese día nadie estaba escuchando

Me acuerdo de todo esto, cuando oigo “no es posible”, cuando me dicen “no se puede”, cuando nos limitamos nosotros mismos con un “qué puedo hacer yo”.

EN LA COCINA


Relatos desencadenados 2008-2009
(más o menos)

Este es el primer escrito que envié al concurso de "relatos en cadena"... más o menos porque, entre que no me fijo mucho y que era la primera vez, corté la frase de inicio por donde no era... en fin.



EN LA COCINA

La navaja tiembla en mi mano, mientras me abalanzo sobre ella. En un sorprendente acto de reflejos, elude la estocada y desaparece bajo la mesa. Yo desesperado rodeo el mueble, y buceo tras ella. Pasando sobre la silla, se ha encaramado a la encimera de mármol y corre por ella en dirección al salón. Si consigue salir se me escapará. Arrojo la navaja que queda clavada contra la puerta. Esto la paraliza un instante, y yo, de un salto, haciéndome con el cuchillo de cortar el pan, hundo el acero en su tierno cuerpo.

¡Adoro las tartas de mi madre!


viernes, 14 de diciembre de 2012

SÍNDROME DE SJÖGREN


Relatos desencadenados 2012-2013

Presentado la semana 6, al concurso de "relatos en cadena", sin mucha fortuna, claro. Un pequeño juego de palabras de los que me gusta hacer de vez en cuando.


SÍNDROME DE SJÖGREN.


 -¡A la cola, como todo el mundo! – Le gritó la rabia al miedo.

Lo habían probado la pena y el coraje; los remordimientos, la ternura y la tristeza. La melancolía, con la persistencia, había hecho varios intentos que no la habían conmovido lo más mínimo. La soledad, la había sumido en un cierto estado de angustia, había estado cerca, casi tanto como la pasión, pero tampoco.

Todo era inútil.

Verónica sólo era capaz de llorar de risa.

CON VERSACIÓN


Relatos desencadenados 2012-2013


Presentado la semana 3, al concurso de "relatos en cadena". Otro pequeño juego de palabras.



CON  VERSACIÓN

Con esa exactitud tan característica de la ciencia, sus palabras cayeron como una losa sobre la conciencia. La frialdad con que la estadística vertía sus conclusiones a veces era irritante. Pero difundir esa información habría perjudicado a la confianza, y por consiguiente a la economía. Ambas protestaron.
Política, amparada en la prudencia, había aconsejado no actuar sin reflexión, y todas habían estado de acuerdo.
No obstante, y contra todo pronóstico, la justicia dictó sentencia.


jueves, 13 de diciembre de 2012

CADENETA


Relatos desencadenados 2012-2013

El segundo de mis relatos presentado esta semana, al concurso de "relatos en cadena" de la Ventana, en la Cadena Ser, con la Escuela de Escritores.




CADENETA

Con cuidado para que no se les caigan los alfileres van hilvanando las palabras puntada a puntada. Solo caben cien. Siempre sobra alguna. Siempre falta otra. Aquélla, la que da el sentido a la costura, escondida y traviesa. Enredada entre las madejas, en el fondo de la bolsa de las letras aprehendidas.

Es importante que no se les vean los hilos con que confeccionan la trama, eso ya lo sabían las abuelas. Al principio van con sumo cuidado. Tejen y sueltan puntos. Dejan reposar la labor. Vuelven a tomarla. Añaden colores. Al final, la sobremesa del domingo los aborda a traición y los botones están por poner…

Con éste, cien. 



Felicidades a Karina y sus costureras, ganadora de esta semana, yo también me decanté por estas labores, pero este concurso es muy exigente. Felicidades también a Antonio y Manuel, tres muy buenos relatos.

JUEGOS DE NIÑOS


Relatos desencadenados 2012-2013

Presentado la semana 10, al concurso de "relatos en cadena" de la Ventana, en la Cadena Ser, con la Escuela de Escritores.



JUEGOS DE NIÑOS

Con cuidado para que no se les caigan los alfileres que hacen de farolas, ni los trozos de gomaespuma multicolor, que forman una alegre hilera de arboles imposibles; animan, sobre la cuadrícula de lana y retales, pequeños grupos de minúsculas figuras:

Pocoyo baila con Pato… Superman planea vigilante mientras un Potato, de mirada hosca, levanta un muro de Lego… Dos réplicas del Panzer III amenazan una manifestación de piratas del barco atracado a orillas del sofá… Una tormenta de manitas barre la costa… Una única ambulancia trajina cabezas, piernitas de plástico inyectado y cuerpos incompletos buscando un hospital público…

- ¡Niños, a la cama, que ya empezó el telediario!






domingo, 9 de diciembre de 2012

ATALAYAS

En el Portell de Migdia - Montserrat - Ruta de Santa Cecília a Sant Jeroni

jueves, 6 de diciembre de 2012

DE CÓMO LAS FASES DEL DESARROLLO DE UN NIÑO PUEDEN PONERLA A UNA DE LOS NERVIOS

Relatos desencadenados 2012-2013

Presentado la semana 9, al concurso de "relatos en cadena" de la Ventana, en la Cadena Ser, con la Escuela de Escritores.
Realmente me salió un relato muy micro.



DE CÓMO LAS FASES DEL DESARROLLO DE UN NIÑO PUEDEN
 PONERLA A UNA DE LOS NERVIOS
- Antes de que vuelva papá ¿vale cariño?
- ¿Por qué?

Madre e hijo - Renoir


domingo, 2 de diciembre de 2012

DURA POCO LA ALEGRÍA EN LA CASA DEL POBRE


- Déjala a ella que sea pájaro.
- No si a mí me da igual, pero se me hace raro.
Había conseguido sacar adelante, sola, tres de los cinco hijos que había tenido. Para conseguirlo tuvo que exprimir su juventud, primero en las huertas y después en las fábricas. Derramó las horas que le quedaban en mal pagadas labores en casas ajenas, llorando las últimas gotas, de madrugada, en su propia casa.
Miserable fue el tiempo entre que sus polluelos dejaron el nido, y la vuelta a casa de dos de ellos con su propia colección de polluelos, a los que, de nuevo, debía alimentar.
Ahora llevaba dos días asomada al alfeizar de la ventana, como queriendo alzar el vuelo.
Parecía que no se podía sacar más de la abuela. Definitivamente, tras la casa de pueblo, tras agotar los ahorros, la pensión del abuelo, la suya propia… había consumido también el juicio.
La junta de emergencia fue convocada, estabamos todos. Era una catástrofe. Al final Felipe, el único de los pequeños que iba a la escuela aportó una solución que, si bien no era definitiva, permitía ganar algo de tiempo.
- Ave que vuela a la cazuela.
El padre de Felipe no pudo reprimir un gesto de orgullo, mientras los demás celebraban la ocurrencia.

martes, 27 de noviembre de 2012

sábado, 24 de noviembre de 2012

TRA(d)ICIONES

Este relato ha sido seleccionado, como finalista del "Certamen de Novela Negra" de Artgerust, para formar parte de la antologia que se publicará en breve.


Supongo que estoy muerto.

Tengo una cierta conciencia de mi cuerpo, como un eco, pero ningún control sobre él. Estoy estirado, boca arriba. Siento una claridad lo bastante intensa como para atravesar mis párpados cerrados, pero el frío acerado que me recorre la espalda, me indica que no estoy en un hospital, pese al fuerte olor a desinfectante, o al menos no en la parte del hospital que se encarga de los vivos.

Tranquilo Morgan, de peores hemos salido.

Acuérdate de la encerrona de la banda de los gemelos Liebzeit, o los tiempos en que trabajábamos el barrio chino, los viejos tiempos. Buenos tiempos. Duros, pero uno sabía a qué atenerse. Los buenos eran buenos, y los malos éramos malos. Salvajes, pero con un código de honor...

Unos dedos se posan sobre el esternón de Morgan, y una cuchilla recorre el camino entre sus costillas. No hay dolor.

... hoy todo es tan confuso.

sábado, 17 de noviembre de 2012

ETHAN LÓPEZ

ESTADOS CARENCIALES


Pequeñas reacciones cotidianas que nos definen

 
Sus labios perfilados se contraen para dejar escapar un silbido corto, un segundo silbido después de un pequeño intervalo y tras otro intervalo igual dos silbidos seguidos. Repite esta misma cadencia aumentando la tensión a cada vuelta.

“Me acerco a lavar los platos y llega a mis oídos, el tema principal de misión imposible, busco el origen del sonido pero a mi alrededor sólo está mi compañera, en el sofá, absorta en la lectura. La música ha cesado, pero a la que me vuelvo sobre el fregadero, ahí está de nuevo”.


miércoles, 14 de noviembre de 2012

14-N


PINK TONES EN RAZZMATAZZ

A TRAVÉS DE OTROS OJOS

 
Estamos tan acostumbrados a ver la vida a través de un cristal, a través de una pantalla; filtrada por toda serie de circuitos; que muchas veces nos olvidamos que no tenemos porque ser simples espectadores.
 
 


domingo, 4 de noviembre de 2012

DISCULPEN LAS MOLESTIAS

ESTADOS CARENCIALES


Pequeñas reacciones cotidianas que nos definen


Cerca de donde vivo hay una gasolinera en la que todas las tardes decenas de coches forman una cola perenne que acaba invadiendo uno, y a veces dos, carriles de la calzada con el consiguiente problema para el tráfico. Incluso con cierto peligro para los peatones que debemos sortear unos coches que pugnan por hacerse con un surtido, con un grado creciente de nerviosismo fruto de las quejas continuas de unos y otros.
Supongo que debe tener muy buenos precios, la verdad nunca lo he comprobado, pero si no, no se explica.
Bien, pues después del último periodo vacacional, hicieron una reforma en la circulación interna de la estación de servicio que le permite disponer de una vía de acceso, fuera de la calzada, con cabida para bien una decena de coches.
Desde que se realizó esta reforma, no he vuelto a ver más de cinco o seis coches en la gasolinera.
Aunque dudo que hayan cambiado la política de precios.


viernes, 26 de octubre de 2012

PULGAS

ESTADOS CARENCIALES

Pequeñas reacciones cotidianas que nos definen





En la calle donde vivimos hay un gato, de color ciudad oscura y mugre hasta la punta de la cola, que nos tiene adoptados. Bueno, a nosotros y a todos los vecinos de los bajos de la calle.
Todas las tardes ronda nuestras puertas el trovador de los atormentados maullidos, lo sabe hacer bien. Espera pacientemente agazapado entre los coches, a que algún vecino entre o salga y ahí desencadena su serenata, con coreografía de estiramientos, encogimientos, caída de ojitos,…
Al principio se comía cualquier cosa que le dabas, pero un día que tenía unos taquitos resecos de jamón, Pulgas decidió que no quería comer más mortadela. Ahí me recordó un profesor de guitarra que tuve, enamorado del buen Blues, y del buen Jazz, que siempre decía, refiriéndose a los gustos musicales: “Yo puedo entender que a la gente le guste el chóped, y está bien comer chóped, de vez en cuando, pero mi obligación es enseñaros que existe el jabugo de pata negra. Luego si decides comer chóped, bien, pero por lo menos que sepas lo que hay” Lo que acababa ocurriendo es que cada vez comías más jamoncito bueno, y cada vez menos chóped, claro. Pues lo mismo.
Y aun así, no se sabe quien fue el primero de los vecinos, pero alguno fue, el primero que acabó comprando una lata de comida para gatos. Con qué tipo de drogas aliñaran esos pates de mil sabores, que ahora ya no quiere jamón.
Lo sabe hacer bien, tan bien que raro es el vecino que no tiene ya alguna latita en la despensa para cuando se presenta la ocasión.
El viene y va, no es de nadie, en todo caso es solo suyo, y es un poco de todos. La verdad es que la relación nos es cómoda, para que negarlo. Él tiene completa libertad, o al menos debe tener sensación de libertad (probablemente sí, sea libre realmente, quiero pensar). Y nosotros no tenemos la obligación de cuidarlo, ni el deber de alimentarlo. Él tampoco tiene el derecho a que lo cuidemos, ni a que lo alimentemos, es verdad, pero mientras podemos, mientras nos va bien, lo hacemos. Y es cómodo realmente. Al ser un acto voluntario, está lleno de connotaciones positivas y carece de casi todas las negativas, pues no supone ningún grado de compromiso, más allá del que nosotros mismos nos planteemos. Siempre suma en nuestro balance, nos sentimos bien cuando colaboramos y si no lo hacemos no pasa nada. Como un cierto acto de Caridad, se podría pensar.
Y pensando, pienso en cómo se parece, en su conjunto, esta relación al todo, y como me recuerda a una cierta deriva que va tomando la sociedad en estos tiempos de crisis y a las relaciones, también, que se van estableciendo entre Derechos, Deberes y Caridad.
Llevo días pensando.
Luego, esta noche, al llegar a casa llovía y una bola de pelo pardo, remojada, ha cruzado la calle delante de mí para refugiarse debajo de un coche.
Hoy más que un maullido de bribón, ha sido un gemido de lamento sincero.
Hoy he pensado, hoy le dejo la puerta abierta si quiere entrar, pero no ha venido y he cerrado la puerta.
Con llave.

REDECORA TU VIDA


Mi relato Redecora tu vida ha sido seleccionado, entre 715 participantes, como finalista semanal, para el concurso "Relatos en cadena", que promueven "la Ventana" de la Cadena Ser  y "Escuela de Escritores"

REDECORA TU VIDA

De la rutina insípida de su oficina no parecía poderse salir así que, tras almorzar, llenó portalápices de diferentes especias. La impresora ahora expelía calamares en su tinta. Cambió folios por hojas de gelatina y algas desecadas.
Preparó una base de galleta picada, con la que forró el fondo de los cajones, sobre la que untó una mezcla de miel y piñones, que luego cubrió de nata montada y fresas. Sobre el suelo preparó una alfombra de pétalos de rosas salteados con canela...
Finalmente, a golpes de cucharón, rompió todos los cristales de seguridad, para que el aire fresco expandiera la buena nueva por todo el edificio.

Mercado de Nuestra Sra. de África - Santa Cruz de Tenerife

También podeis oir la retransmisión del concurso de esta semana en el podcast del programa.

lunes, 15 de octubre de 2012

ANGEL DE LA CONFUSIÓN



Rutinariamente, intercambio sus tarjetas de identificación, de manera que, confundidos, acaban no recordándose. A ellos les hacemos creer que están enfermos, pero todo es por su bien. La gente tiende a reconocer a los demás, y a uno mismo, como los recuerda y no como son en realidad, y cuando esa farsa cae finalmente las consecuencias son terribles.
Yo les evito este mal trago.
Al volver a casa, abro la puerta, llaves en la entrada y abrigo en el perchero, paso por la cocina a por un refresco, entro al salón, y me encuentro a un hombre que no soy yo.

SILENCIO

El circo permanecía en aparente calma, silencio bajo un pesado manto de noche sin luna.

En el viejo carromato desvencijado, la sombra de la muerte vino a visitarme.
Pude sentir su oscuridad en el quicio de la puerta, y como después cubría toda la estancia.
Seis éramos las personas que dormíamos, pero ella se acercó solo a mí.
Pude sentir su soplo helado en sueños, de hecho aun lo siento.
Tras inclinarse sobre mi camastro, sin tocarme, apenas unos milímetros sobre mi paralizado cuerpo, sobre mi alma completamente consciente, sentí que miraba dentro de mi cuerpo.
Sentí después su tenaza oprimiendo mi espíritu, sentí el aire paralizado en mis pulmones, me sentí perder la razón.
Y cuando finalmente estaba abandonado a mi suerte, convencido y resignado, se retiró lentamente, devolviéndome el aliento pero cobrándose, sin embargo, en años de vida, la gracia.

A la mañana siguiente el aire traía noticias de venganza y baile de machetes por ultrajes pasados. Algunos huyeron. 
Fui incapaz de confesar que lo sabía.


EL FIN DEL ORDEN DE LAS COSAS

Tendida en mi lecho toda huesos doloridos, ruinas de un legado milenario, corpóreo escombro de pasada omnipotencia.
Frío.
En un lóbrego rincón mis escasas herramientas, desgastadas, roídas por el tiempo. Sobre la mesa exiguas luces de oscuros candelabros y una tenebrosa lista de nombres en un sucio pergamino. En la pared, negros jirones de antiguos cortinajes, mecidos por el helador cierzo nocturno, como si el macabro hálito de un animal feroz les diera vida, enmarcan la única ventana.
En el alfeizar, recortadas al contraluz de una sangrante luna que tiñe las sombras de amenaza, las siluetas de las tres gatas negras, Ligeia, Morella y Berenice, que escaparon de mi reino, sonríen terriblemente. Tiemblan sus largos bigotes. Se clavan en mí sus ojos encendidos. Las tres, las legítimas vengadoras de la comunión de un innúmero de almas.
Tras ellas la figura de la dama de la guadaña. Por fin vengo a buscarme.

GÉNESIS

Al principio solo había oscuridad, el vacío más insondable.
En la nada absoluta una idea.
Se materializa en un ínfimo vértice de forma apuntada. La punta nerviosa, presa de la seminal excitación, baila sobre negro describiendo la palabra. La palabra toma cuerpo en su propio ser. La segunda palabra dibuja el papel, las siguientes la luz, las estrellas, miles de mundos, la vida, al hombre...
A cada movimiento aparecen espectaculares paisajes, imponentes montañas, frondosos bosques de poderosos arboles, selvas que se extienden hasta donde alcanza la vista plenas de las mas exuberantes variedades vegetales, de exóticos y coloridos animales. Bellas construcciones por doquier. Historias vitales de seres que se entrecruzan, que conviven, que se retroalimentan. Las historias toman vida propia, crean sus propias palabras, sus propios universos al margen de la pluma creadora universal, libre albedrio.
Al séptimo día, la pluma enfurecida se detiene. Un universo entero yace en un papel arrugado en el fondo de una papelera.



miércoles, 26 de septiembre de 2012

E.U.R.E.K.A.

He esperado a tener el libro en mis manos para publicar este post, y finalmente ayer lo recibí.

Os presento EUREKA, un relato sobre el fin y el principio del mundo, homónimo al libro de Poe (y que recomiendo), del que me atrevo a incluir la introducción. Este relato ha sido seleccionado como finalista, para ser publicado en la antología del Certamen S.O.S 2012, convocado por “la cesta de las palabras”.


EUREKA

Con verdadera humildad, sin afectación y hasta con un
sentimiento de temor, escribo la primera frase de esta
 obra, pues de todos los temas imaginables acerco al lector
 al más solemne, al más amplio, al más difícil, al más augusto.
E.A.Poe



Recortada sobre un fondo de cristalera gótica, luz morada del ocaso, la silueta encorvada del viejo creador martillea una vieja Underwood. Blanca la barba y   largos los cabellos, raídos, que desprenden, al contraluz, destellos de vieja plata bruñida, formando una especie de aura.


A cada golpe se agitan los cabellos, y un leve rumor, en el estremecimiento de mil galaxias inalcanzadas se siente, removiendo, en lo más atávico del espíritu de los sensitivos. A cada palabra mil mundos contrayéndose hacia un mismo destino.


En la segunda página el cielo se cubre de masas celestes plegándose, fatua luz de mil soles colapsando. La física newtoniana confirmándose y negándose indistintamente, simultáneamente, en trayectorias imposibles.


En la tercera los seres, aun salvajes, habitantes del planeta, aun sensibles, perciben ya claramente el significado del todo. Corren a refugio, o se suicidan en masa. Hasta los propios árboles parecen querer huir y se revuelven. Los que pueden sueltan sus hojas, que se arremolinan enfebrecidas, que se lanzan contra el miedo, queriendo escapar del suelo, queriendo escapar del cielo.


En la cuarta una lluvia de asteroides, sílice y hierro encendidos. Hielo y fuego. Ahora los seres huidizos, los árboles, las hojas embravecidas, son teas ardientes en cientos de espirales columnas, ciclópeas, que se alzan vertiginosamente para precipitarse golpeando la tierra con furia y volver a iniciar el enloquecido ciclo, empujados por la fuerza de todos los mares vaporizados en un instante.


En la quinta los efectos gravitacionales ya son perceptibles para todos. Las construcciones más sólidas se desploman, se abren gargantas por doquier que engullen montañas. Nuevas montañas surgen del interior de la tierra. Toda la superficie es barrida por el fuego, el fuego es devorado por la tierra y vuelve a brotar.


En la sexta todo vestigio del hoyar humano en este universo ha desaparecido ya, la materia se confunde en sus formas, y nuevos estados de la misma se aparecen y se destruyen ante los ojos. La presión se hace insoportable


Sobre las últimas líneas de la séptima, el propio santuario vuela, piedra a piedra, en pedazos girando alrededor, elevándose sobre un vórtice de energía infinita.


Con las últimas letras el absoluto converge hacia este último centro.
El dedo y la máquina deletreando la definitiva.


(tap) E...


(tap) U...


(tap) R...


(tap) E...


(tap) K...


(tap) A...


Concentrándose, comprimiéndose en un único punto, adimensional, de negritud que lo contiene todo.



Esta, y otras publicaciones de "la cesta de las palabras" se pueden ver aquí

jueves, 23 de agosto de 2012

INCENDIOS


Asistimos estos días impotentes al espectáculo de la destrucción de la vida en imparables incendios forestales, un drama que se repite año tras año y al que, como a la mayoría de dramas, parece que nos vamos insensibilizando, a fuerza de convivir.

Más allá de otras consideraciones, no poco importantes (repercusión económica, turística, perdidas de patrimonio,…) y que no dejan de ser dramáticas para los directamente afectados; y al margen de las lamentables pérdidas humanas directas; la pérdida ecológica que supone tiene una repercusión, que nos debería ser insoportable y que nos afecta a todos, por mucho que no se vean sus efectos inmediatamente, más allá del desolador paisaje que nos presenta, y que el tiempo tarda poco en borrar de nuestras memorias.

Entre todos ellos, por su valor ecológico, quiero destacar, y por eso escribo este artículo, los incontrolables incendios que están destruyendo uno de los espacios naturales más importantes de los que aún se conservan en nuestro territorio, que se encuentran  en el interior del Parque Nacional del Garajonay, en la isla de la Gomera.

En este espacio protegido se encuentra la Laurisilva, uno de los bosques más singulares, antiguos, y valiosos que en territorio europeo solo se conservan en lo que se conoce como la Macaronesia, los archipiélagos atlánticos de las Azores, Madeira, Cavo Verde y las Canarias.


Parque Nacional desde la cumbre del Garajonay, con el Teide al fondo. 
Este tipo de bosque húmedo existe desde hace más de 20 millones de años y se extendía durante la era terciaria por gran parte de Europa, de donde se fue retirando por las glaciaciones de finales del terciario y principios del cuaternario, conservándose en la cuenca mediterránea probablemente hasta el final del pleistoceno (hace unos 10.000 años).

Con esto quiero decir que este bosque, ahora endémico de un puñado de islas, ha sido cobijo y protección de nuestros antepasados, ha cuidado y alimentado a nuestros ancestros. Es un hábitat que nos ha permitido evolucionar a lo que somos, que forma parte de la historia de todos nosotros. Un ecosistema que se encuentra en recesión, allá donde aún se conserva, pese a los esfuerzos y protección de que disponen. Un ecosistema que con estas agresiones corre serio riesgo de desaparecer definitivamente.

Quedan para un siguiente artículo, consideraciones sobre los recursos de extinción, y sobre el castigo a los incendiarios.