miércoles, 4 de febrero de 2015

EL VALOR

Relatos desencadenados 2014-2015


Pues hasta aquí, lo que dieron de sí los dos lunes por la tarde de la 17 del ReC, esta vez con doble banda sonora, como para abrir y cerrar el relato.

El primer tema, aprovecho para hacer autopropaganda, je je, de nuestro propio grupo 422, grabado en el concierto del Golden Gloves del pasado Octubre.






El valor

No creo que pueda pedirse mucho más, para ser un lunes por la tarde. 
Mi reproductor se quedó sin batería, pero mantengo los auriculares en los oídos, como coraza.
Un cachorro de mastín se adapta asustado, a la novedosa cadencia. Ahora un violín, tan culto que extraña, en este subsuelo movedizo. La letra, una letanía de chica negra, pura vida recitada en cada gesto. 
Mi mirada debe ser más incisiva que la general indiferencia, pues notándola me encara, soltándome a boca jarro.
—Y tú ¿Qué escuchas?
Afortunadamente llegamos a la estación, el metro abre sus toriles y los cobardes podemos huir en desbandada.
—A los héroes del silencio —musito entre dientes.










18 comentarios:

  1. A veces la vida se esconde de tanta agresividad. Tu personaje, claro exponente, se esconde en unos auriculares pero quizás deberíamos de huir de esas heridas gratuitas. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las corazas han cambiado mucho de formato, desde la edad media, pero todos las seguimos llevando.
      Yo veo más tristeza que violencia, Nel, pero sí, tal vez subyace tras el parapeto.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Jo, Miguel, qué bonito, y sí, qué triste. Y esta propuesta de micro+canción...¡ me encanta!
    Me ha gustado mucho. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luisa. Cuando empece a escribirlo, andaba todo el mundo con lo del Blue Monday ese, je je, y claro.
      Besos.

      Eliminar
  3. Buen relato Miguel. Me han venido a la cabeza mis pasados viajes en metro y cercanias en la capital, con la banda sonora de personajes mas o menos afortunados en busca de algo de esperanza.

    Buenas letras.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. En cierto modo es esa manera de avadirse el mundo exterior envuelto en la música y en los auriculares que cierran las puertas al universo que nos rodea. Me gusta.Abrazps

    ResponderEliminar
  5. Hola, Miguel.
    Qué original eres, mon dieu.
    Un abrazo y suerte para la próxima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nah, ni tanto, la historia no es mía, je je, estaba ahí.
      Suerte para ti también.
      Abrazos.

      Eliminar
  6. ¿Quien dijo que un escudo y una coraza debían ser de metal? Muy bueno Miguel. Me ha recordado a una escena de Tesis en la que se contraponen los personajes mediante la música que escuchan, ¿la has visto? Me ha encantado tu micro, y la forma de retratar perfectamente y en tan poco espacio a los personajes.
    Besicos mil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, quién dijo, je je. Recuerdo Tesis, pero no recuerdo esa escena, tendré que revisitarla.

      Besos, Izaskun.

      Eliminar
  7. Maravillosa propuesta.. de todo lo que te he leído (y creo que es bastante) de los que seguramente perdurará más accesible en mi memoria. Me ha encantando la historia y cómo lo has contado.Original y fascinante relato al que solo le debió faltar suerte. Enhorabuena :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, le hice alguna corrección antes de colgarlo, así que ya te digo yo que seguro que le faltaron más cosas, je je.
      Abrazos Juan Antonio.

      Eliminar
  8. Que buenísimo Miguel. Cuando te pones...te pones y pones y nos pones a los demás en compromisos. Para mí, eres el ganador de esta semana :) Besosos.

    ResponderEliminar

Ya que has llegado hasta aquí, da un pasito más. Venga ¿Qué te cuesta?