viernes, 26 de septiembre de 2014

VIERNES CREATIVOS - TERAPIA


La primera vez, en no sé cuantos meses, que los "viernes creativos" me suceden el viernes, je je.



Viernes creativo: escribe una historia


Mira esta escultura de Jan Svankmajer. No me digas que no está pidiendo que le escribas una historia.


Jan Svankmajer

Fernando nos invita a dejar nuestras historias en un comentario en su entrada del Bic Naranja, en facebook, en google+, en twitter, en tu blog o donde quieras, el asunto es escribir.
Terapia
Te reconozco el esfuerzo. Las cosas han mejorado bastante. Ahora pones mucho más cuidado en ocultar sus mensajes y las excusas nocturnas están mucho más trabajadas. Cuando vuelves amanecido ya nunca olvidas traer flores. Y me preparas el desayuno si todavía no me he levantado. Aun así, no puedes evitar seguir teniendo barro en la boca, y yo arena en los ojos.

Y en penitencia por mi abstinencia, os dejo también una historieta para la propuesta de la semana pasada.



Viernes creativo: escribe una historia



Amor, muerte o cualquier otra cosa te puede inspirar esta foto de Katerina Plotnikova. ¿Nos lo cuentas?

Untlited, de Katerina Plotnikova
Untlited, de Katerina Plotnikova

Capacidad de observación
—Sabes la Felisa, la del tercero. Pues esta mañana, cuando bajaba a los críos para ir al cole, no tiene otra cosa que soltarme, que si el ruido que hacen los niños al levantarse, que si juegan en las escalera. Les acusaba de haber roto la luz de su rellano, y de robarle la correspondencia y haberle metido un sapo en el buzón. Le he gritado que me dejara en paz, que cómo sabía que habían sido ellos, que siempre igual, que como somos nuevos en el bloque. Se ha puesto hecha un basilisco: que nos iba a denunciar, que nos haría la vida imposible, que lo sacaría en la próxima reunión de comunidad. Mañana que no trabajas deberías hablar con ella, si te escucha, o con el presidente. Mejor nos adelantamos y la denunciamos por acoso. Pero mañana, sin falta, que no quiero hacerlo yo sola, que tú, claro, como el señor pasa toda la semana fuera, se desentiende de estas cosas. Y yo con todo no puedo, que…

—Cariño no me aprietes, que vengo muerto.


Pues venga, buen fin de semana!





14 comentarios:

  1. Jo, me ha encantado la frase final del primero. Un cierre de lujo, Miguel.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je je, esa la tenía bien guardadita en un cajón, y el barro le ha venido a pedir de boca.

      Besos al aire.

      Eliminar
  2. Pues me han gustado los dos, Miguel, pero me quedo con el primero que te ha quedado de podio. Coincido con Rosa en lo de la última frase. ¿tienes muchas de esas en el cajón mágico? ¡Guardalas bien porque son grandes!
    U besico.

    ResponderEliminar
  3. Qué interesante el primero, padrino, con eso del barro y la arena. De verdad que no hace falta que sea viernes para que te salga la creatividad.
    Un saludo
    JM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan Manuel. Con las imágenes tan potentes que nos propone Fernando cada viernes mo es difícil inspirarse.
      Saludos.

      Eliminar
  4. El primero me gustó mucho. Enhorabuena. Plas, plas.

    ResponderEliminar
  5. El primero es brutal y la frase que lo cierra lo dice todo.
    Con el segundo solté al final una sonrisa, ejej,
    Muy buenos, tu creatividad está en pleno apogeo .
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je je, gracias Puri. En el segundo, la imagen me trajo enseguida ese final, je je.
      Besos.

      Eliminar
  6. Muy buenos los dos... sin estridencias, sin embargo llegas lejos.

    ResponderEliminar
  7. El primero me encantó y coincido en la frase de lujo. Y aunque la frase final es perfecta, el relato que acompaña te lleva a ella, no está de más.
    El segundo está muy bien hilada... me quedo dudando si viene muerto de verdad, porque la mujer aprieta y aprieta.
    Besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no viene muerto, va a morir, ya verás, je je.
      Besos Anita.

      Eliminar

Ya que has llegado hasta aquí, da un pasito más. Venga ¿Qué te cuesta?