jueves, 12 de junio de 2014

ARDIENDO

Relatos desencadenados 2013-2014

Esto se acaba, semana 29 del ReC. Dos balas más le quedan al cargador de esta temporada.







Ardiendo

Se ovilla sobre las baldosas frías y comienza a temblar, el alivio dura solo unos instantes. La provisión de hielos del minibar no es más que un charco en medio de la habitación y el compresor del aire acondicionado sigue funcionando a todo trapo. El agua de la ducha se evapora apenas toca su piel y, ni la bruma que la envuelve, es capaz de ocultar el fulgor que le devuelve el espejo rodeando su maltrecho cuerpo. Una noche más deberá salir a apagar sus ansias en todos vosotros.


La final de esta semana espectacular, os dejo el link al podcast de la ventana (a esta hora la Escuela de Escritores todavía no los ha colgado), y la frase de inicio para la penúltima entrega no está mal: "Alguien ha empezado a tirar del hilo".





32 comentarios:

  1. Que 'veraniego' tu relato, je,je,je. me siento a salvo de este cuerpo cuasiincandescente. ¿esa es la frase de la semana?? ¡Pues ya estoy maquinando yo!. Como siempre, lluardiferent. Besosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je je, serán los ecos de la caloruza que nos azota desde la semana pasada. A maquinar, a maquinar.

      Besos Salamandra.

      Eliminar
  2. ...cuanto nos gustaría a muchos encontrarnos con esta mujer aunque nuestro cuerpo terminara consumiéndose en sus llamas.

    Un saludo y a por la última bala.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no es mal forma de acabar tampoco, je je.

      Vamos por las últimas. Abrazo Henry.

      Eliminar
  3. Ardor guerrero... ah no, que eso es de otra guerra. Ya lo ha dicho Salamandra en perfecto gallinglis, eres diferente.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Guerra, guerra! ¿Para cuándo?....

      Lluarsoubiutiful! yea.

      Abrazos de oso.

      Eliminar
  4. Me recuerda una peli. "Fuego en el cuerpo", en la que podías sudar aunque la estuvieras viendo en Navidad, con una Kathleen Turner ardiente y peligrosa como tu protagonista.
    Por cierto, ¿la ilustración no será tuya?
    Besos. Los de hoy, calentitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Calentitos y al cuerpo, je je. Si hay una cosa que no manejo del todo mal es el fuego );-P, je je.
      El collage sí, la chica y las fotos las he robado, je je.

      Más besos, de piel recalentada.

      Eliminar
  5. Una historia muy bien hilada, o cocida, como vos prefiera...

    Besos desde el aire (veraniego hoy...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A las brasas, je je.

      Besos de aire caliente, que siempre suben.

      Eliminar
  6. ¡Guauuu! Sálvese quién pueda. Relatos que hacen hervir la sangre ¡más cubitos de hielo, por favor!
    Abrazos castos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y abre esa ventana, por dios, que corra el aire, je je.

      Los castos, abrazos, son los peores.

      Eliminar
  7. Hale, qué chulo. Por ahí hay una Anita Dinamita que, en fin, encaja bien en el papel de protagonista jajajja
    Besosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un buen personaje es lo que estás hecha, je je, tanta isla afortunada, tanta isla afortunada. Luego claro, con todo ese recalentamiento, le da por llover...

      Besos Anita.

      Eliminar
  8. Miguel. Lo único que te faltaba por hacer era subirnos así la temperatura. Increíbles los achaques de esa diosa que tan bien nos has descrito. X). Qué barbaro !!. Menuda fuerza de la naturaleza. Me ha encantado. Un abrazo y suerte con esas balas que quedan :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ya he puesto el aire acondicionado en modo verano, por lo que pueda ser, je je.

      Gracias Juan Antonio, abrazos.

      Eliminar
  9. Ni un cuerpo de bomberos... tanto ardor.... Muy bueno, Miguel. Un besazo.

    ResponderEliminar
  10. El verano encarnado en esa mujer nos sofoca al otro lado del atlántico. Sudo mientras comento. Me ha gustado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la globalización Beto, que hacen que los calentones viajen de lado a lado del océano en un Chin, je je.

      SAludos.

      Eliminar
  11. Espero que tus balas de la recámara no sean de fogueo ;)
    y sean tan ardientes como esta mujer calurosa que hoy nos has regalado. Cuando dispares en la siguiente semana, recuérdame coger un hielito del frigo por si las moscas....

    Besos amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je je, pues ya veremos que, de entrada, este fin de semana me tiro al monte y, o encuentro la inspiración entre los riscos, y un pino con wifi, o la cosa va a estar un poco asín je je. Pero que vamos, que yo empeñado en acompañaros a Madrid, hasta el último aliento, je je.

      Besazo guapa.

      Eliminar
  12. Una prosa muy ardiente ante el verano que ya nos saluda.

    Buen intento Miguel. Queda poco ya, pero hay que seguir intentándolo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí vamos, es lo que tiene acabar la temporada cuando empieza el verano, je je. A seguir, claro.

      Saludos.

      Eliminar
  13. Ufff qué calentura veraniega ¿no? Buen perfil del ardiente personaje Miguel, nos traes todito el sofoco de su piel.
    Un beso de verano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué calentón más tonto ¿verdad? je je.

      Besos Filias.

      Eliminar
  14. Ufffffffffff, cuanto calor sofocante y cuanta guerra pide ese cuerpo a los soldados que ansiosos la esperan.
    Un abrazo fresquito.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien firmes los soldaditos, que la batalla se presenta bien cruenta, je je.

      Como se agradece el fresquito del abrazo, venga otro para ti.

      Eliminar
  15. Hola, Miguel.

    A mí me ha dado repeluz tanto calor y tanto fuego. No me fío de las personas ardientes y menos en verano, prefiero alguien más fresquito.

    Un besabrazo, resalao.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, en invierno somos más agradecidos, je je.

      Besos y abrazos Towanda.

      Eliminar

Ya que has llegado hasta aquí, da un pasito más. Venga ¿Qué te cuesta?