viernes, 7 de febrero de 2014

LA PROFESIÓN VA POR DENTRO

De nuevo viernes, por fin.



Viernes creativo: escribe una historia


¿Escribimos una historia para este fragmento de un vídeo de Shenja Berline ?



El vídeo completo lo tenéis aquí.

Te invito a dejar tu historia en un comentario en su entrada del Bic Naranja, en facebook, en google+, en twitter, en tu blog o donde quieras, el asunto es escribir.


La profesión va por dentro

¿Qué hacer? No veo nada ¿Cuándo se han apagado las luces? ¿Dónde se esconde el Sol cuando lo necesitas? Estaba tan concentrado ¿Qué hacer? No se oye nada en la platea ¿Seguirán ahí? Tienen que seguir, pero, tanto silencio. Tal vez ellos tampoco me puedan oír a mí ¿Qué hacer? No puedo parar pero ¿puedo seguir? Yo quería un piano blanco, los negros no traen buena suerte. Y ahora mira. Esta negrura, él la ha contagiado al aire. Nunca más un piano negro. Y aún me quedan tres movimientos pero ¿dónde voy?, si no me veo ni pensar. Una tecla más ¿Cómo diferenciar las blancas de las negras? Una más, solo una más, pero ¿cuál?


18 comentarios:

  1. Agobiante sensación, Miguel.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poquito de recogimiento, que después del viernes pasado... je je.

      Besos al aire.

      Eliminar
  2. Esta es una duda existencial de difícil solución. Comprendo perfectamente al personaje. El texto lo agobia una y otra vez sin darle tregua.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que en un momento u otro todos nos hemos sentido de alguna forma parecida.

      Saludos Nel.

      Eliminar
  3. ¡Qué agobio Miguel!! Por un casual (como dicen en mi pueblo) no te ha afectado el piano de cola de REC, jajajaja.
    Muy bien hecho y construído, ¡estás que te sales!!, a mi no se me ocurre viendo el vídeo, naíca, más que me agobia y me dan ganas de meterme debajo de la cama o mejor, entre el edredón y dormir un ratico, ufff, vaya viernes que tengo...
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, vale me has pillado, je je. No sé, seguro, pero es que en las imágenes lo primero que se me vino fue un interprete asomándose por encima de su piano, je je.
      Dormir un ratico siempre es buena idea, sea para lo que sea, je je.
      Un besazo Nani.

      Eliminar
    2. Jajajaj, ese piano se nos ha caído encima a todos y pesa como un muerto el jodío, jajajaja.
      Vamos a ver si las teclas blancas y negras son un buen aliciente.
      Besicos muchos y buen finde.

      Eliminar
  4. Hola Miguel. Te ha salido un relato bastante onírico.. de esos tirando a pesadilla... vamos... que mientras lo estás soñando se te está haciendo un nudo de angustia en el estómago. Me uno a los comentarios que dicen que has conseguido provocar sensación de angustia retórica. Veo que los pianos ya empiezan a pesar sobre nuestras conciencias XDDDD. Enhorabuena :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevamos una semanita muy surrealista, je je, entre unos sitios y otros. Esta parece que toca plantar pianos );-P

      Eliminar
  5. Si es que un buen técnico de iluminación no tiene precio... Muy buen micro y que, como dicen todos, provoca cierto desasosiego, tengo ganas de volver a los viernes, pero no doy más de mi, limitado que es uno.
    Un abrazo Miguel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se pierden, las profesiones se pierden Juancho, je je.

      Lo bueno de los viernes es que pueden ser cuando tú quieras, vente.
      Abrazos.

      Eliminar
  6. A veces todos nos ahogamos dentro de nosotros mismos, me da la sensación de que él no pudo escapar y como Saturno devoraba a sus hijos , él se devoró, para no tener que entenderse.

    ResponderEliminar
  7. Sí pretendías conseguir transmitir la sensación de ahogo del protagonista, objetivo cumplido, sobre todo, viendo a ese tipo ahí con las manos en la cara. A ver si algún día me estreno con esta aventura de los viernes. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je je. Anímate Lorenzo no todas las semanas es así de angustioso, je je.

      Saludos.

      Eliminar
  8. Angustioso, la sensación de sofoco y agobio es palpable, Miguel. Buen micro.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Ya que has llegado hasta aquí, da un pasito más. Venga ¿Qué te cuesta?