jueves, 4 de julio de 2013

MALAS COSTUMBRES


Relatos desencadenados 2012-2013


Como que a falta de decidir ganadores varios la temporada de "relatos en cadena" ya está finiquitada, he estado escarbando un poco y he recuperado este despojo, que de paso, y aprovechando el fuera de concurso, he lustrado y ampliado un poquito.




MALAS COSTUMBRES 


Lleva horas durmiendo en su cunita como un ángel, así que he aprovechado para salir a la puerta de la calle a hacer un cigarrito. Con el crío me quité la mala costumbre de fumar en casa. Aun a costa de llenar de colillas la acera, enfrente de casa. 

Padeciendo estoy, la primera dosis de alquitrán del día, cuando el rítmico sonido de cien puntas nylon frotando el pavimento me saca de mi ensimismamiento. 

— Buenos días.

No me contesta, de hecho hace como que no me ve, pero al pasar a mi lado, un zumbido corta el viento y el mango de su municipal escoba viene a estrellarse directamente a mi entrepierna. Caigo hacia delante, movimiento que aprovecha para alzarme en volandas y meterme de cabeza en su carrito.

A duras penas alcanzo mi teléfono, boca abajo.

— ¿Cariño?... Sí, he tenido que salir… No… Que no… Luego te cuento.


Y esta tarde, en la ventana, última final mensual que se viste de sirenas con dos compañeros despojados, Juan Antonio Vázquez y Nacho Rubio



8 comentarios:

  1. Como anuncian en las cajetillas, el tabaco provoca situaciones de difícil explicación.
    Buen día, padrino.
    Juan M

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces entendió el mensaje de: "el tabaco puede provocar impotencia sexual", je je.
      Muy buenos días compañero.
      Abrazos.

      Eliminar
  2. Que gracioso!!

    El vicio se paga caro je je.

    Besoss Miguel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El abuso tiene consecuencias, je je.

      Un besazo Yolanda.

      Eliminar
  3. Si es que lo pregonan por activa y por pasiva, el trabajo, digo el tabaco, provoca todo tipo de males, entre ellos la impotencia sexual, pero no se hace caso y esto es lo que pasa.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay el trabajo el trabajo, je je, eso sí que es una fábrica de incapacidades varias, pero de eso nadie nos advierte, je je.

      Abrazos Eperanza, gracias por venir.

      Eliminar

Ya que has llegado hasta aquí, da un pasito más. Venga ¿Qué te cuesta?